Los 12 trabajos de Hércules desde una perspectiva simbólica-astrológica

Por Horacio Ejilevich
2017


 

 

El nombre original de este semidios griego era Alcides, el cual fue posteriormente cambiado por Hércules. Era hijo de Zeus y de Alcmena, mujer de Amfitryon, general tebano, a la cual Zeus, el Dios de los dioses, había seducido tomando la apariencia de su marido.

Cuando Hércules, también llamado Heracles, que quiere decir “gloria de Hera, nombre puesto por su madre Alcmena para no irritar así a la Diosa, nació, Hera, la despechada esposa de Zeus, debido a la  infidelidad de su marido y también hermano, quiso hacer morir al niño y le envió dos serpientes para que le ahogaran en su cuna; pero fue Hércules el que estrangulo con sus manitos a las serpientes.

Ya adolescente, Hércules recibió una educación excelente y había llevado a cabo ya algunas proezas cuando se casó con Megara, la hija del rey de Tebas, con la que tuvo varios hijos. Pero, un día, en un acceso de locura, producido por su nefasta enemiga Hera, mató a sus hijos y a su madre. Atormentado por los remordimientos, se fue a Delfos a consultar el oráculo de Apolo para preguntarle cómo debía purificarse de su crimen. Apolo le ordenó que se pusiera durante doce años al servicio del rey Euristeo.

El odio entre Euristeo y Hércules se remontaba a la oportunidad en que Zeus proclamó que el próximo hijo nacido en la casa de Perseo se convertiría en rey y Hera, eterna enemiga del semidios, al oír esto, hizo que Euristeo naciera dos meses antes, pues pertenecía a la casa de Perseo, al igual que Hércules, a quien hizo nacer con tres meses de atraso. Fue Euristeo el que le sometió a unas pruebas titánicas que han sido llamadas los doce trabajos de Hércules.

La vida de Hércules, es una existencia muy humana con violencia, aventuras y desventuras, igual a las nuestras. Hércules acaba finalmente muriendo de manera violenta, envenenado con la sangre del centauro Neso, que le habían vertido previamente, sobre su túnica realizada con la piel del León de Nemea y asciende al firmamento por decisión de su padre Zeus.

 

El número12
 

La numerología indica que el número diez es el de la perfección y el de la consumación humana, el número de un Ser Humano correctamente desarrollado. Y el número del equilibrio entre la materia y el espíritu, puesto que el uno (que es el espíritu, la polaridad positiva) junto al cero (que es la materia, la polaridad negativa), que, en plan de igualdad, representan el equilibrio.

Pero en el número cinco (El trabajo de matar al León de Nemea, correspondiente a Leo) el espíritu aún no domina la materia. Es el número del aspirante iniciático, que tiene por meta someter la materia al espíritu. Y esa lucha, de momento, rompe el equilibrio del diez que, al final del recorrido, se alcanzará.

Leo es uno de los cuatro signos fijos, que forman la cruz en la que tanto el Cristo interior como el Philius philosophorum individual e interno están indudablemente crucificados, impedidos de manifestarse y, definitivamente sacrificados.

En Tauro, cuyo trabajo es la captura del Toro de Creta  la fuerza creadora a través del deseo, aparece en su aspecto inferior, el deseo sexual, que hay que transmutar en, o sacrificar, a su aspecto superior.

En Leo, la mente cósmica actúa sobre el individuo como mente razonadora, y también su aspecto inferior ha de ser sacrificado y la mente del hombre ha de subordinarse a la mente universal.

 

En Escorpio, que consiste en matar a la hidra de Lerma la atracción cósmica se muestra en su aspecto inferior, produciendo la gran confusión de creer que la materia es lo importante y lo real. El “samsara” indio Por eso, en Escorpio, el aspirante está crucificado, supeditando la ilusión de la materia a la realidad del espíritu.

En Acuario, que debe limpiar los establos de Augías, finalmente. La luz de la conciencia universal ilumina al ser humano y sacrifica la vida individual volcándola en la vida universal, meta ideal seguida por Piscis.

El número 12 es un número sagrado que sirve para medir los cuerpos celestes, aunque ya estaba presente, en los meses del año. 12 era también el número de discípulos de Jesucristo, 12 los frutos del Espíritu Santo, También apareció Jesús, 12 veces tras su muerte.

Este número pasivo es considerado el sinónimo de la perfección y es que doce veces 30 grados forman los 360 grados de una circunferencia.

El 12 se descompone en 1 + 2 = 3

Uno: Comienzo

El número uno representa la voluntad, la positividad, y la energía. Además refleja un nuevo comienzo El uno representa los dos tipos de acción, física y mental. Ser uno también nos anima a entender que nuestra acción será recompensada en algún momento.

Dos: la dualidad y la unidad

El significado simbólico del número dos es el equilibrio,  la igualdad, y la dualidad. El número dos refleja una potencia tranquila y la necesidad de planificación. El dos invita a elegir. El significado espiritual del número dos también se ocupa de los intercambios realizados con los demás, las asociaciones (tanto en la armonía y la rivalidad), y la comunicación.

Las referencias al número 12 son incontables desde tiempos remotos

hasta nuestros días.

Los 12 trabajos de Hércules están relacionados con los 12 signos del zodiaco y los 12 hijos de Iacov que originaron las 12 tribus de Israel.

 

1) Aries: Benjamín -Robar las Yeguas de Diomedes.

2) Tauro: Isacar - Capturar al Toro de Creta.

3) Géminis: Simeón y Leví - Robar las manzanas del jardín de las Hespérides.

4) Cáncer: Zabulón - Capturar a la cierva Cerinitis.

5) Leo: Judá - Matar al león de Nemea.

6) Virgo: Asser- Robar el cinturón de Hipólita.

7) Libra: Dan - Capturar al jabalí de Arimanto.

8) Escorpio: Gad - Matar a la hidra de Lerma.

9) Sagitario: José- Matar a los pájaros del Estinfánlidas.

10) Capricornio: Neftalí- Capturar a Cerbero y liberar a Teseo del Infierno.

11) Acuario: Rubén -Limpiar los establos de Augías.

12) Piscis: Efraín y Manasés- Robar el ganado de Gerión.

Los regalos divinos.

 

Hércules fue bendecido por su padre, y muchos Dioses respondieron al pedido de Zeus aportándole elementos para vencer en las  pruebas, para lo cual debía utilizarlas correctamente.

Vulcano, Hefaistos o Hefestos, le dió al semidios una armadura. La implicancia de esta coraza es que, si la energía de Vulcano  es estimulada correctamente nos impulsa a progresar en el camino de la vida. Vulcano a nuestro lado aporta la aspiración ardiente, ya que es el dios del fuego, y este nunca se apaga hasta que nos demos cuenta de que nosotros mismos somos el fuego.

La coraza es el escudo protector que evita que nos desviemos del sentido de vida trazado por y para nosotros.

Luego Hermes visitó a Hércules y le dio una espada muy brillante; es la espada de la claridad de pensamiento con la que podemos intuir nuestro sentido de vida, el arquetipo del Selbst.

La espada representa el Buddha, la iluminación, la Luz del Alma, y es lo que nos ayuda en nuestro viaje hacia la Gnosis.

Poseidón le regala a Hércules dos caballos.

El caballo tiene un profundo simbolismo en las Escrituras, generalmente se refiere a la “mente”. En un aspecto el caballo representa los sentidos y el correr para satisfacerlos. En otro aspecto representa la energía vital. La libertad y la finitud, la muerte. Por ello simboliza la expansión y la contracción de la Luz, hay periodos en los que la Luz se irradia y otros en los que se contrae obscureciéndose como en el hexagrama del I Ching, traducido por Richard Wilheim, amigo personal de Jung: “El obscurecimiento de la luz”. la Naturaleza, tiene esa doble cualidad expansión y contracción, de esa forma sabemos cuando actuar y cuando permanecer en silencio (espera receptiva en Jung o el Wu wei (en chino "No Acción"); tradicional: 無為; taoísta.

Los dos caballos representan la doble capacidad de sintonizar con el interior y con el exterior, que en realidad es una unidad y, cuando el tiempo favorezca la acción actuaremos, mientras que, cuando no, permaneceremos en la espera receptiva. Hacer las cosas a tiempo será la esencia del éxito.

El dios solar Apolo, también llamado Febo quien ya había sincretizado este poder de Helios le entrega a Hércules un arco con flechas. Esto está relacionado con el Maestro centauro Quirón, el Gran maestro Júpiter y el signo de Sagitario; el discípulo es la flecha, la meta es el Sentido de vida, que siempre será teleológico.

Palas Atenea, la diosa de la sabiduría, vencedora de Aracné, tejió una hermosa túnica para Hércules. Tejer la túnica representa la formación del cuerpo etérico en el ser humano; el doble etérico o astral, el atman indio o el alma occidental. Es el cuerpo de luz que se va formando en nosotros si logramos alcanzar una evolución adecuada. No es casual que este regalo sea de la Diosa de la Inteligencia y si es otra fuerte referencia a los principios gnósticos. No obstante la diosa también le dio otro regalo, que le sirvió para derrotar a las aves estinfanlidas. Una campana que daba un sonido muy fuerte al ser tañida, como símbolo de la claridad mental frente a las tinieblas, simbolizadas por las aves, de los pensamientos negativos.

El mismo Hércules, por último, comenzó a preparar una maza, la cual fue cortada del árbol de la vida. La maza es el símbolo de la residencia de la verdadera humanidad, del eterno retorno, de la mortalidad y el renacimiento.

 

1) Aries: Robar las Yeguas de Diomedes.

 

Diomedes era hijo de Marte, y tenía un reino en el cual se criaban caballos para la guerra. Éstos eran salvajes y más aún las yeguas que eran feroces y devoradoras de carne humana, el sanguinario Rey Diomedes, las alimentaba con los cadáveres de quien osara entrar a su reino.

Hércules consiguió arrebatar estas yeguas a Diomedes, y este se enfureció tanto, que reunió a su ejército para atacarle. Pero Hércules atrapó primero a Diomedes, y lo arrojó vivo a sus yeguas, las cuales le devoraron, y al hacerlo, se volvieron mansas. Hércules entonces las ató a un carro y las condujo a Micenas, donde se las regaló a Hera, en un vano intento de congraciarse con la despechada diosa.

En este trabajo Hércules trabaja con la energía del signo de Aries, regido por el planeta Marte. Las feroces yeguas, representan  los pensamientos palabras equivocadas e ideas erróneas y generan caballos guerreros que provocan la guerra y la devastación. En Aries, el espíritu incorpora la substancia que le servirá, posteriormente para entrar en contacto con  la Psiqué, en cuanto al universo de ideas. Esa materia, luego, será la Psiqué, agregando así, a su individualidad, la substancia mental que le permitirá no solo expresarse mejor sino también el pasaje a un espíritu pensador.

Hércules, en este trabajo, entra en el mundo del pensamiento por primera vez, y tiene que aprender a dominar su mente desbocada, como un caballo salvaje. La captura de las Yeguas de Diomedes y esta primera hazaña, que en otras partes figura como octavo trabajo muestra asimismo aspectos duales arianos, altos como el hacer justicia al ofrecer a Diomedes como alimento de sus propias yeguas, factor que en sí, las modificaría sustancialmente, pasando de la agresividad a la domesticación y bajos como ser la concientización de elementos pasionales e infrahumanos sumergidos en nuestras propias profundidades de la Sombra.

 

 

 

 

 

2) Tauro: Capturar al Toro de Creta.

 

 

 

La isla de Creta tiene una vasta relación con su animal totémico el toro. La leyenda del arquitecto Dédalo, diseñador del laberinto cretense y su hijo Icaro, para albergar al Minotauro. Éste era un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro nacido de la unión de la ninfómana reina cretense Pasifae y el fabuloso toro blanco que Poseidón había entregado a su marido el rey Minos. Pese a la orden de sacrificarlo en honor al Dio de los mares y hermano de Zeus, Minos desobedeció el mandato y lo escondió en el laberinto con consecuencias nefastas. Allí, la criatura tenía siete jóvenes y siete doncellas atenienses para devorar cada nueve años. Teseo, con la ayuda de la hija de Minos, Ariadna, acabó con esta práctica cuando buscó a la bestia en el Laberinto y acabó con ella, encontrando luego la salida gracias al hilo que su amante le había dado al entrar en el complejo.

La historia del Minotauro y su concepción parece estar unida al culto del toro en la sociedad cretense entre los años 2000 y 1450 a.C.

En las excavaciones que se han realizado en el palacio de Knossos hay muchas imágenes de hombres y mujeres danzando y haciendo acrobacias sobre los lomos del animal. Todo lo cual, probablemente indique un rito en el que habría que luchar contra un toro (tauromaquias)

La pervivencia de este rasgo arquetipal cretense se traslada por migración de los pueblos (los celtíberos) a la actual España, que tiene como animal tutelar precisamente al toro y lamentablemente aún a estas tauromaquias.

El toro de Creta, era una bestia salvaje que expulsaba fuego por sus fosas nasales y causaba estragos en Creta. Hércules consiguió subir a lomos del animal, conduciéndole hasta Micenas, a través del mar Egeo. El toro representa el deseo insaciable del ego, y el mundo de la ilusión material. Asimismo, en coincidencia con el eje Tauro/Escorpio implica el control de impulsos sexuales irreflexivos, pasionales e infrahumanos, que, como elementos constitutivos de nuestra propia Sombra se encuentran y perviven desordenadamente en nuestro. El Laberinto de Creta donde se recluye a la bestia, mitad toro mitad hombre, tiene que ver con nuestra propia Psique. Se trata, en última instancia del el toro del deseo pasional y genital (eje de la genitalidad regido por Afrodita) que tiene que ser dominado por Hércules, que lo monta, controlando y dirigiendo sus impulsos sexuales. Con Tauro, Hércules conoce el mundo del deseo, que le permitirá entrar en contacto con el mundo de los sentimientos y las emociones. Y ser un espíritu consciente.

 

3) Géminis: Robar las manzanas del jardín de las Hespérides.

 

En el jardín de las Hespérides, solo un árbol da las manzanas doradas que proporcionaban la inmortalidad. Este jardín pertenece a la diosa Hera, y sus manzanos fueron plantados con fruta que Gea había regalado a esta diosa, como regalo de boda. Las Hespérides y dragón de cien cabezas Ladón, el insomne, tienen la tarea de cuidar de los manzanos del jardín. Atlas, padre de la Hespérides es engañado por Hércules para que tome alguna de las manzanas, mientras tanto Hércules sujetaría el cielo en lugar del gigante Atlante. Cuando Atlas vuelve con las manzanas, no quiere seguir sujetando la bóveda celeste. Pero Hércules le vuelve a engañar y le pide que sujete el cielo un momento mientras se pone su capa sobre los hombros. De esta manera Hércules tomó las manzanas y concluyó su trabajo. Géminis es un signo de aire que es regido por Mercurio, mensajero de los dioses, y en su aspecto bajo, emblema del engaño y la astucia. Mercurio maneja la palabra hablada, la que se puede manipular muy fácilmente, a través de los giros del lenguaje y los eufemismos.

En este trabajo Hércules no utiliza su fuerza bruta, sino su poder de convicción y su astucia. El Árbol representa al Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal, el cual está repleto de las manzanas del conocimiento, la única manera de llegar a este conocimiento, será utilizando nuestra destreza y sabiduría. Es una reactualización del árbol del Edén.
Con Géminis, Hércules logra construir un nuevo canal para las energías del espíritu y de la materia, manteniendo en armonía los dos polos de su ser. Y así propicia eñ nacimiento del cuerpo vital

Este trabajo implica entonces la formación del conductor, del líder, que fusiona un cúmulo de virtudes, al mismo tiempo que tiene que ver con las características del naipe de Tarot mayor: el Mago.


 

4) Cáncer: Capturar a la cierva Cerinitis.

 

 

La cierva Cerinitis no era cualquier animal, tenía pezuñas de bronce, cornamenta de oro, y era grande y velocísima. Había logrado escapar de la diosa Artemisa (diosa de la caza y de la Luna). Hércules persiguió a la cierva para darle caza, durante todo un año, atravesando todo tipo de paisajes y tierras desconocidas: Un día, el cazador y la cierva, llegaron a los confines de la Tierra, y Hércules pudo darle caza. Una vez atrapada e inmovilizada, y sin llegar a derramar ni una gota de su sangre, se la llevó a Micenas. Est0e trabajo hace alusión al signo de Cáncer regido por la Luna.

La intuición y los instintos, son fundamentales en los animales. La intuición, (el insight), es súbito y veloz, como la cierva Cerinitis. No es fácil entender la intuición porque se trata de la segunda subvariable psicológica no racional propuesta por C.G. Jung. La cierva tiene que ver con nuestro inconsciente y nuestras raíces arquetipales como especie, a nivel filo y ontogénico y que, nos manda permanentemente señales, muchas veces en forma de sueños que la mayoría de las veces no somos capaces de entender, porque solemos funcionar con nuestra parte racional. Este trabajo, se suele ubicar en el orden mítico tradicional como el número tres. Siendo Cáncer, que el signo del nacimiento físico y de la identificación con la masa, el espíritu inmortal de Hércules se manifiesta en la cuádruple naturaleza, y el Ser Humano se convirte en el protagonista de su propia vida, vivida en el plano físico.

 

 

5) Leo: Matar al león de Nemea.

 

 

En el signo de Leo, el Ser Humano se reconoce a sí mismo como un individuo y empieza su recorrido por el mundo de las experiencias que le han de proporcionar conocimiento. Pero también en Leo el Ser Humano consciente de sí mismo empieza su aprendizaje para la Iniciación. Y es en Leo donde enfrentamos la última prueba del sendero. Y, cuando ese trabajo lo concluimos, llega el definitivo adiestramiento para la Iniciación, en Capricornio. Este trabajo leonino es el número cinco. Cinco es el número del Ser Humano, compuesto de un espíritu inmortal y cuatro vehículos mortales: el físico, el vital, el de deseos y el mental. Es en Leo donde llegamos, realmente, a ser la estrella de cinco puntas, el ser que se reconoce a sí mismo como un individuo y, al mismo tiempo, como un Yo. En este signo es donde empezamos a utilizar palabras como “Yo” y “mío.”

Hércules mata al León de Nemea, él solo, sin armas, con sus manos y usa su piel a modo de armadura conjuntamente con la coraza regalo de Hefaistos. Luego intentó desollarlo. Pero la piel del león era invulnerable y no había cuchillo ni herramienta que la pudiese cortar. Por fin, dio con la solución: Utilizar las propias garras del león. Con ellas pudo por fin arrancarle la piel y llevársela consigo como prueba de su hazaña.

 De esta manera consigue la invulnerabilidad y pasa a ser de hecho un semidios.

Leo, signo de fuego cuyo regente es el Sol, está relacionado con nuestro poder y nuestra voluntad.

No es de extrañar que Hércules porte la piel de un León, símbolo del sol, siendo como es, un héroe solar por excelencia.

Más adelante, esa misma coraza leonina, sería la causante de su muerte. El mismo objeto que le concedió el poder, le causó su muerte, con lo que se cumple la críptica frase atribuída al centauro Quiron: La flecha que te cura también te mata.


 

 

 

6) Virgo: Robar el cinturón de Hipólita.

 

 

Esta tarea es una de las más confusas, debido a las diferentes versiones que perviven, Asimismo, en ella Hércules cuenta con la ayuda de otro Héroe griego, Teseo.

Hipólita era una reina amazona hija de Ares, el dios de la guerra.  Hipólita (en griego antiguo ππολύτη) es dueña de un cinturón mágico que le había regalado su padre, su madre fue la también reina amazona Otrera.

Es hermana de Melanipa, Antíope y Pentesilea. Esta última convocada por Priamo para defender Troya, cosa que hizo durante largo tiempo con sus amazonas, hasta que fue muerta por Aquiles. Las amazonas eran mujeres guerreras y rendían culto a Ares. Hipólita era su reina, que portaba un cinturón mágico que le había obsequiado Afrodita, la diosa del amor.

El trabajo impuesto a Hércules por Euristeo fue conseguir el cinturón de la reina amazona Hipólita. Para dicha tarea, le acompañó su amigo Teseo, quien raptó a la princesa Antíope, hermana de Hipólita, un incidente que llevó a la invasión del Ática en represalia, donde Antíope pereció luchando junto a Teseo. En algunas versiones, sin embargo, Teseo se casaba con Hipólita y en otras lo hacía con Antíope, quien no moría. La batalla entre los atenienses y las amazonas se conmemora con frecuencia en un género artístico completo, la amazonomaquia, en bajorrelieves de mármol como el del Partenón o las esculturas como las del mausoleo de Halicarnaso.

Este trabajo de Hércules es considerado como el noveno en la versión mitológica clásica. En una versión de la historia, Hipólita se enamora de Hércules y le da el cinturón voluntariamente. En otra, Hércules secuestra a una de las hermanas de Hipólita, Melanipa, exige el cinturón como rescate y libera a la amazona cuando lo obtiene. El hacha de Hipólita es entregada a la reina Ónfalos (el centro del mundo, del laberinto. Posteriormente, el arma será empuñada por Zeus en una representación estatuaria.

Después de que Hércules obtuviera el cinturón, Teseo, uno de sus compañeros, secuestra a Antíope, otra hermana de Hipólita. Las amazonas atacan entonces (porque Hera, la enemiga de Hércules, ha difundido el malintencionado rumor de que Hércules está allí para atacarlas o secuestrar a Hipólita), pero Teseo y Hércules escapan con el cinturón y con Antíope. Según otra versión, Hércules mata a Hipólita en su huida. Para rescatar a Antíope, las amazonas atacan Atenas, pero fracasan; en algunas versiones, Antíope muere durante el ataque.

En muchas versiones, Teseo se casa con Antíope o con Hipólita, y tiene así un hijo llamado Hipólito. Teseo terminará casándose con Fedra, bien tras haber abandonado a su anterior esposa, o bien tras la muerte de ésta en el parto. En la versión en la que Teseo está casado con Hipólita y la abandona, ella intenta vengarse llevando a las amazonas a la boda de Teseo y Fedra con la intención de matar a todos, aunque fracasa al ser asesinada, según las versiones, por los hombres de Teseo o por la amazona Pentesilea.

Este cinturón era el símbolo del fruto de la maternidad ( el filius philosophorum de los alquimistas), logrado a través de la lucha y el conflicto, entre el anima/us.

Virgo es el signo de la cosecha y también está regido por Hermes, esto se ve claramente pues, al igual que en la tarea de las manzanas del jardín de las Hespérides surge el tema del latrocinio, atributo bajo del Dios, que no solo lo es del comercio, las comunicaciones sino también de los estafadores y ladrones, Como sea Virgo tiene que ver con  los frutos recogidos por nuestro trabajo,

 

 

7) Libra: Capturar al jabalí de Arimanto.

 

 

El jabalí de Arimanto, que era un monstruo dañino y peligrosísimo.
Euristeo manda a Hércules a capturarlo, en el transcurso del viaje en busca del jabalí, Hércules se encuentra con los centauros  Folo, y con Quirón, y se alcoholizan, olvidando momentáneamente Hércules su misión que es la número cuatro, acorde a la versión tradicional

Los tres se emborracharon e hicieron tanto alboroto y ruidos que los otros centauros, fueron muy enojados a allí mismo se libró una feroz batalla, donde Hércules mató a sus compañeros a todos y retoma su trabajo de atrapar al jabalí, persiguiéndole durante varias horas, hasta que lo acorraló y saltó sobre su lomo y lo llevó a Micenas sobre sus hombros para entregárselo a Euristeo.

El jabalí simboliza las bajas pasiones humanas, en especial las adicciones y el alcoholismo, terrenos del Dios inspirador de la locura ritual y del éxtasis acorde a Johnson, Dyonisios.

El signo de Libra, regido por el planeta Venus, está relacionado con la justicia y el equilibrio. La balanza, monómero libriano. Con el dominio de nuestras pasiones animales alcanzamos la armonía interior pero, si nos dejamos llevar por los deseos y las pasiones encontraremos el camino hacia la locura y el desequilibrio, este es el sentido de Libra, no solo la justicia sino también la duda entre las opciones.

 

 

8) Escorpio: Matar a la hidra de Lerma.

 

 

Este sería el trabajo número dos, acorde a la mitología clásica.

La Hidra era hija de Tifón y Equidna y en algunas tradiciones fue madre de Quimera.

Fue criada justamente por Hera, archienemiga de Hércules, como se vió bajo un plátano cerca de la fuente Amimone en Lerna. Se decía que era hermana del león de Nemea y que por ello buscaba venganza por la muerte de éste a manos de Hércules. Por esto Euristeo la había elegido como trabajo para Hércules, de forma que éste muriese.

La Hidra tenía muchas similitudes en las Religiones del Medio Oriente antiguo. En particular, la mitología sumeria, babilónica y de asiria celebraban las acciones de la guerra y del dios cazador Ninurta, a quien el Angrim atribuyó  matar a 11 monstruos en una expedición a las montañas, incluyendo una serpiente de siete cabezas (posiblemente idéntica a Mushmahhu) y Bashmu, cuya constelación (a pesar de tener una sola cabeza) fue asociada más tarde por los griegos con la Hidra. La constelación también se asocia a veces en contextos babilónicos con el dragón de Marduk, el Mushhushshu para acabar con el monstruo, Hércules sacó sus cabezas fuera del oscuro pantano en que yacía la Hidra y las orientó hacia la luz del sol, con los efectos de los rayos solares la hidra se debilitó, y fue entonces cuando Hércules percibió la mística cabeza mortal de hidra, cortándola y dándole muerte.

Escorpio es el signo por excelencia que rige la muerte y la transformación, no en vano se regente es Plutón.

Ésta transformación se produce, cuando somos capaces de iluminar nuestra oscuridad. La hidra, con sus cabezas que se autoregeneran representan la repetitividad de nuestros errores, la compulsión a la repetición freudiana que siempre se acaba pisando una y otra vez la misma piedra, o como en el suplicio inacabable de Sísifo.

La única manera de vencer a nuestra Hidra interior es localizar los problemas de nuestra Persona, aceptarlos y renunciando a seguir actuando siempre de la misma manera. En palabras de Albert Einstein: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”.

Escorpio, se relaciona con la transformación, la muerte y el karma.

 

 

9) Sagitario: Matar a las aves Estinfánlidas.

 

 

 

En la mitología griega, las aves del Estínfanlidas tenían picos, alas y garras de bronce y cuyos excrementos venenosos arruinaban los cultivos También eran carnívoras. Poblaban la región y el bosque alrededor del lago Estínfalo.

Euristeo envió a Hércules para que acabase con la amenaza de dichas aves, ya que en ocasiones atacaban al ganado o a la población. Hércules se dirigió al Estínfalo, y ahí se encontró desolado pues la misión era especialmente difícil de completar: las aves eran demasiadas para sus flechas y su legendaria fuerza no le servía de nada.

Entonces apareció Atenea y le socorrió dándole un cascabel (o una campana) de bronce y le mandó a que lo tocara desde una colina elevada, al hacerlo las aves asustadas emprendieron vuelo y nunca más se las volvió a ver en el bosque y el lago. Muchas de ellas fueron derribadas por las flechas de Hércules y las que consiguieron escapar huyeron hacia la isla de Ares, en el Mar Negro, donde fueron encontradas años después por los Argonautas.

Cuando Hércules volvió con Euristeo, éste se hallaba en su refugio debido a que varios de los pájaros de bronce volaban alrededor de su palacio. Al ver esto, el Héroe sonó su cascabel y los pájaros se alejaron de ahí. Con Sagitario, demostramos nuestra capacidad para usar las flechas del pensamiento superior con justicia. La palabra que el hombre pronuncia tiene un inmenso poder, ya que alcanza planos superiores y por tanto, tiene el poder de manifestación, y, en algunos casos de revelación. Por eso la palabra puede convertirse en un ruido devastador, provocando caos entre las fuerzas constructivas. Sagitario está relacionado con la sabiduría, el conocimiento superior y la filosofía. En este signo se aprende a discriminar entre lo justo y lo injusto; La humanidad nunca evolucionara combatiendo, sino por el pensamiento acerca de lo que es correcto y lo que no lo es.


 

 

 

10) Capricornio: Capturar al can Cerbero.

 

 

 

Éste es en la mitología clásica, el último de los doce trabajos de Hercules En este trabajo, debía  ir a buscar a Cerbero a los infiernos, y llevárselo a Euristeo. En la mitología griega, Cerbero (en griego Κέρβερος Kérberos, ‘demonio del pozo’), también conocido como Can Cerbero, era el perro de Hades, un monstruo de tres cabezas en la tradición más común pero de cincuenta cabezas según Hesíodo, con una serpiente en lugar de cola.

Cerbero guardaba la puerta del Hades (el inframundo griego) y aseguraba que los muertos no salieran y que los vivos no pudieran entrar. Era hijo de Equidna y Tifón, y hermano de Ortro el perro del gigante Gerión. La existencia de un can infernal en la entrada de los infiernos parece que ya estaba presente en la mitología indoeuropea original, pues aparece en los mitos de otros pueblos indoeuropeos, como es el caso del perro ensangrentado Garm en la mitología escandinava.

Hércules, para este trabajo se inició en los denominados ritos de Eleusis y aprender así cómo entrar y salir vivo del Hades, y para absolverse a sí mismo de la culpa por haber matado a sus hijos. Encontró la entrada al inframundo en Ténaro.

Atenea y Hermes le ayudaron a traspasar la entrada a la ida y a la vuelta. Gracias a la insistencia de Hermes y a su propio aspecto fiero, Caronte le llevó en su barca a través del Aqueronte.

Mientras estaba en el inframundo, Hércules liberó a Teseo, quien había sido encarcelado junto con su amigo Piritoo, en la guerra de los lapitas contra los centauros por Hades, quien los había sujetado mágicamente a un banco cuando los dos héroes, alcoholizados intentaron secuestrar a Perséfone, la Venus negra.

Algunas versiones cuentan que, para llevarse a Cerbero, Hercules simplemente le pide permiso al dios Hades, y éste accede con la condición de que no haga daño al perro. El héroe, trata con amabilidad al fiero perro, y éste, al ser tratado así por primera vez, lo acompaña afuera dócilmente.

En algunas versiones, Hércules buscó ayuda en Orfeo, que usó su música para dormir al perro.

El trabajo de Capricornio es vencer la ambición material, que nos ata al mundo del poder, el deseo y las sensaciones, así como Hércules, deberá vencer las tentaciones de la materia, desciendo al inframundo en un acto de purificación.

En este trabajo Hércules deberá de vencer los miedos cristalizados en la

materia.

Saturno, señor del karma y la materia, es el regente de Capricornio. Saturno siempre nos impone límites, al igual que los impone Cerbero, ·y nos muestra las restricciones que nuestra alma debe de trascender.

 

 

 

 

 

 

11) Acuario: Limpiar los establos de Augías.

 

 

 

Áugeas o Augías (en griego: Αύγείᾶς, Augeías ‘brillante’) era un rey de Élide hijo del dios-Sol Helios y de Nausidame. Otras versiones atribuyen su paternidad a Poseidón, a su hijo Eleo y Eurícide o a Forbante e Hirmina. Tuvo como hijos a Epicaste, Fileo, Agameda, Agástenes y Éurito.

Augías formó parte de la expedición de los argonautas, siendo el encargado de intentar convencer a su hermanastro Eetes de que entregara el vellocino de oro voluntariamente. A esta iniciativa se unieron sus sobrinos, agradecidos de que los argonautas les hubieran rescatado tras un naufragio. Pero Eetes no lo quiso reconocer como hermano, y los expulsó de su palacio amenazándoles con torturarlos y matarlos.

Por designio de los dioses el ganado de Augías no sufría de enfermedades, por lo que logró poseer el mayor rebaño de todo el país. Doce toros que le había regalado su padre Helios, el primigenio dios del sol, defendían al resto de la manada, haciendo que el ganado de Augías tampoco sufriera pérdidas por las fieras de los alrededores.

Eran conocidos sus establos, que nunca habían sido limpiados hasta que lo hizo Hércules en un solo día en cumplimiento de su quinto trabajo. Euristeo le encargó esta extraña misión con el fin de humillarle y ridiculizarle, pues tal era la cantidad de excrementos acumulados en los establos que era prácticamente imposible limpiarlos en un solo día. Así Hércules, vencedor de terribles monstruos y hazañas heroicas, caería humillado ante una tarea tan denigrante. Pero el astuto héroe cumplió su trabajo abriendo un canal que atravesaba los establos y desviando por él el cauce de los ríos Alfeo y Peneo, que arrastraron toda la suciedad.

Augías montó entonces en cólera, pues había prometido a Hércules regalarle una parte de su ganado si realizaba la misión en un sólo día. Se negó a cumplir su promesa alegando que el trabajo lo habían realizado los ríos, y cuando el testimonio de su hijo Fileo convenció a los jueces para que le dieran la razón a Hércules, Augías le desterró del reino. Euristeo por su parte tampoco consideró el trabajo como uno de los diez, ya que Hércules había sido contratado por Augias.

Hércules abandonó Élide y buscó alianzas entre los príncipes de toda Grecia para atacar a Augías, pero fue derrotado por los moliones, que mataron a su hermano Ificles. Los corintios, aliados de Hércules, proclamaron entonces la tregua ístmica, ante las numerosas bajas que el ejército de Augías estaba provocando.

Tres años más tarde, Hércules aprovechó que los eleos estaban celebrando un festival en honor a Poseidón para tender una emboscada en la que mató a los moliones y a Éurito, hijo de Augías, dejándole así sin sus mejores generales. Posteriormente volvió a reclutar otro ejército entre las ciudades del Peloponeso y con él saqueó la Élide y mató a Augías, poniendo al desterrado Fileo en el trono de su padre. Para celebrar la victoria, Hércules instauró los famosos juegos olímpicos.

Existen dos versiones sobre la sucesión en el trono de Élide. En la primera, Hércules volvió vengativo al frente de un heterogéneo ejército que había reclutado por todo el Peloponeso y, tras algunas derrotas iniciales, logró vencer y matar a Augías, asoló Élide y repuso a Fileo en el trono de su padre en agradecimiento por haberle apoyado en el juicio. Sin embargo, Pausanias, en cambio, afirma que Hércules perdonó la vida de Augías y le restauró en el trono, mientras Fileo se estableció definitivamente en Duliquio. Según esta versión, a la muerte de Augías su hijo Agástenes le sucedería en el trono.

En el símbolo de· Acuario, podemos ver un hombre vertiendo un cántaro de agua. Acuario es el símbolo de la humanidad, los apestosos establos son una representación de los fangosos fondos del Inconsciente humano.

Acuario es un signo que simboliza la creatividad y el progreso humano, pero el hombre, inmerso en su naturaleza egoísta y dualista, solo sabe manejar el progreso para su propia autodestrucción.

Solo si aprendemos a utilizar sabiamente el poder de nuestra creatividad, con el fin de ayudarnos mutuamente y fortalecemos, podremos dar un paso adelante como colectivo humano.

 

12) Piscis: Robar el ganado del gigante Gerión.

 

Este es considerado en la Mitología Clásica como el décimo trabajo de Hércules. El gigante Gerión  era nieto de Medusa. Se le describía como un monstruo con caras humanas. Según Hesíodo, Gerión tenía un cuerpo y tres cabezas, mientras que la tradición de Esquilo le daba tres cuerpos. Poseía un perro bicéfalo llamado Ortro, hermano de Cerbero, y un rebaño de un magnífico ganado rojo que era protegido por Ortro y el pastor Euritión.

Hercules necesitaba viajar a Erytheia para obtener el ganado de Gerión como la tarea encomendada esta vez por Euristeo. De camino, cruzó el desierto libio y se frustró tanto con el calor que le disparó una flecha a Helios, el Sol. Helios, en admiración a su valor, le dio a Heracles la copa dorada que usaba para navegar el mar de este a oeste cada noche. Heracles la usó para llegar a Erytheia, un motivo típico de los dibujantes de cerámica. Tal mágico trasporte socaba cualquier geografía literal de Erytheia, la "isla roja" a la puesta de Sol.

Antes de llegar, se encontró con el perro bicéfalo Ortro. Al escuchar el escándalo, apareció Gerión con tres escudos, tres lanzas y tres cascos. Persiguió a Heracles al río Antemo pero cayó víctima de una flecha bañada en la sangre venenosa de la hidra de Lerna que le atravesó la frente.

Entonces Hercules tuvo que guiar el ganado hacia el reino de Euristeo. Para molestarlo, Hera mandó tábanos para picar al ganado, irritarlos y dispersarlos. El héroe fue capaz de recuperarlos en un año. Entonces Hera mandó una inundación que aumentó el nivel de un río tanto que el Héroe no pudo cruzarlo con el ganado. Amontonó rocas en el río para disminuir su profundidad. Cuando llegó finalmente a la corte de Euristeo, el ganado se sacrificó a Hera.

Este trabajo, se corresponde con el signo zodiacal de Piscis y termina y reinicia nuestro ciclo de vida afrontando la disolución de la materia y la muerte de nuestra personalidad, que está compuesta por tres cuerpos: físico, mental y emocional. Hércules da muerte a los tres cuerpos de Gerión, interpretando la muerte de la personalidad y la liberación del alma en cautividad (ganado).

Hércules, como Ser Humano purificado y ascendido ha aprendido lo siguiente, al finalizar su epopeya

En Aries,  el control del pensamiento.

En Tauro, la transmutar el deseo.

En Géminis, hemos recolectado las manzanas de la sabiduría y  aprendido a distinguir la diferencia entre conocimiento y sabiduría.

En Cáncer, la necesaria obligatoriedad de transmutar el instinto y el intelecto en intuición, elevándolos de categoría.

 

Hércules, iniciáticamente, ya en Leo, intuye con claridad lo que se le avecina porque:

Ya sabe que el futuro depende de las causas puestas en funcionamiento en el pasado.

Sabe que, antes de llegar a Capricornio y escalar el Monte de la Transfiguración, ha de matar a la Hidra en Escorpio.

Sabe sobre la lucha que habrá de enfrentar en los signos próximos de Virgo, Libra y Escorpio.

Y sabe que sólo matando al león (el rey de las bestias) en su propia naturaleza, merecerá la victoria sobre la Hidra en Escorpio.

O sea que él, que ha salido de la masa y que ha creado su personalidad, ha de matarla, volviendo a ella y sustituyendo el egoísmo por el altruismo y subordinando el yo al todo.

 

Datos sacados de:

https://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3lita

http://astrologiapsi.blogspot.com.ar/2014/07/las-12-pruebas-de-hercules-y-su_8.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Hidra_de_Lerna

https://es.wikipedia.org/wiki/Aves_del_Est%C3%ADnfalo

https://es.wikipedia.org/wiki/Cerbero

https://es.wikipedia.org/wiki/Aug%C3%ADas

http://es.mitologia.wikia.com/wiki/Geri%C3%B3n
Herbert Ore - Los Doce Trabajos de Hércules